Con la infancia no se puede improvisar

Columna: Por Christian Cárdenas, Ex Gobernador de Marga Marga.

Impulsar una medida como restringir el tránsito de menores de edad por las calles si andan solos, no es por ninguna parte una medida de protección de la infancia. Las verdaderas medidas proinfancia deberían ser apoyar instancias de protección y promoción, como la Oficina de Protección de Derechos o el Programa de Intervención Breve – PIB, que enfocan su trabajo en los niños y jóvenes vulnerables y en esto la política infanto-juvenil de la comuna de Quilpué ha sido absolutamente deficiente, más aún cuando se han cerrado estos dos programas de mucha importancia para la población infantojuvenil, donde este segmento es muy alto. Como ex Gobernador vi el éxito de iniciativas en Limache, Villa Alemana y Olmué, sin embargo, en Quilpué estos programas de protección se cerraron, por mala gestión, siendo los niños los que ven como sus derechos no se protegen y a cambio, se plantean ideas de este nivel, que carecen de todo sentido real, es un verdadero “toque de queda”, sin mucho sentido.

Los últimos tres años en Quilpué se perdió la gestión para posibilitar la debida atención de las necesidades de los niños de la comuna. Es preocupante que frente al aumento de las vulneraciones a la infancia, en nuestra comuna se cierran las plazas de atención a niños vulnerados y vulnerables.

Dudo si hay una política real de infancia en Quilpué, con un trabajo ordenado, sistematizado, contextualizado, con proyección, ya que iniciativas como éstas demuestra que se están tomando ideas por si resultan. Por otra parte el modelo Irlandés se implementó para disminuir los niveles de alcoholismo y drogadicción en jóvenes y niños, sin embargo aquí se está planteando como una política para enfrentar la delincuencia. Copiar modelos de otros países, de otros contextos, no tiene ninguna certeza de que resulten en nuestro país. Con la Infancia no se puede improvisar.

El impacto de una iniciativa como ésta es distraer la labor de Carabineros, pues son la policía los únicos que pueden hacer control de identidad. Los inspectores municipales no tienen ninguna facultad legal y además en Quilpué son un número muy reducido, que ni siquiera dan abasto para fiscalizar el cumplimiento de la ordenanza de aseo y van a estar de guardería. Esa es pega de los colegios y de los padres. No hay que confundir los roles.

Share Button