Anuncian plan intersectorial para combatir el comercio ambulante ilegal en Valparaíso

Cansados de la proliferación del comercio ambulante en Valparaíso en los últimos dos años y de lo que señalan como falta de eficacia del municipio porteño en su fiscalización, fueron varias las agrupaciones e instituciones que solicitaron a la Gobernación Provincial que tomara cartas en el asunto. Por ello, el organismo provincial lanzó un Plan Intersectorial que buscará combatir el comercio irregular en las calles, en sectores focalizados de la ciudad puerto.

 La Gobernadora Provincial de Valparaíso, María de los Ángeles de la Paz, explicó que “se le hizo una invitación formal al alcalde de la ciudad puerto, Jorge Sharp, de trabajar en conjunto en relación a ordenar la ciudad en materia de comercio ambulante y de una fiscalización en orden a establecer los ejes más importantes que están asociados a los puntos calientes en materia de delincuencia”.

Para esta tarea, se trabajará junto al Servicio de Impuestos Internos, la Aduana, la Dirección del Trabajo, la Seremi de Salud – por las cocinerías irregulares que venden comidas en las calles -, Carabineros y la Policía de Investigaciones – especialmente en materia de situación de migrantes que estén sin contrato de trabajo -, con el objetivo de intervenir esta actividad irregular desde su origen hasta su venta en las veredas. “Este comercio ambulante no es solamente la persona que está en la calle vendiendo, sino que también hay detrás un mediano o gran empresariado que está distribuyendo al comercio ambulante, que es lo que queremos también atacar”, explicó De la Paz.

Respecto al trabajo de fiscalización en las calles, la autoridad provincial destacó que se acordó, junto al municipio, comenzar la intervención en tres ejes de la ciudad puerto: Bellavista con Salvador Donoso, el sector del pasaje Pirámide y Condell con Bellavista, los que están justamente asociados actualmente a algunos de los puntos más complejos en materia de seguridad. “Para ello, lo primero que le pedimos al municipio en esta mesa, y que se comprometieron a hacerlo, es entregar la realidad de los permisos autorizados. Tienen tres escalas de permisos, que tienen que ver permisos precarios, provisorios y aquellos que son más de 30 días. Hay también denuncias de permisos falsos, por lo tanto, también vamos a revisar eso. Les pedimos que se georreferencie toda esa información, porque efectivamente hoy no se cuenta con una claridad de cuántos son los permisos. Algunos hablan de mil, de 600, el Comercio Unido habla más de 5 mil”.

Además, en la reunión de trabajo en esta materia se le solicitó formalmente al municipio el congelamiento del otorgamiento de permisos mientras dure este plan, siempre con el objetivo de proteger el comercio establecido, reforzar la seguridad de la comunidad y ordenar la ciudad.

El Administrador Municipal de Valparaíso, Claudio Opazo, destacó el objeto de esta instancia de “estructurar un trabajo que nos permita efectivamente buscar el objetivo inicial que teníamos nosotros, que era ordenar y dar seguridad a las calles de Valparaíso”. Además, aseguró que “nos comprometimos con entregar el catastro final de lo que hemos levantado esta última semana para poder tener claro cuáles son y dónde están distribuidos los permisos que nosotros hemos otorgado, que son permisos precarios de ocupación”.

Al respecto, el mayor Marcos Jiménez, Jefe de la Segunda Comisaría de Valparaíso, señaló que pese a que el Plan STOP (Sistema Táctico Operativo Policial) ha permitido bajar el índice de delitos en la zona, se requiere un apoyo respecto a combatir el comercio irregular, ya que está directamente asociado con el robo por sorpresa, que es justamente el único delito que ha subido comparado a mediciones anteriores. “Valparaíso, en este minuto, cuenta con un porcentaje de un 13% menos de delitos que el año pasado, pero sí en el robo por sorpresa nosotros, por lo menos en los últimos 28 días, hemos visto una pequeña alza de un 6% y que nos refleja que es un delito que nosotros estamos focalizando y estamos tratando no solamente de aumentar nuestra eficacia con detenidos, sino que también de atacar a la incivilidad, que en este caso está asociada al comercio ambulante”. 

Molestia del comercio establecido

Héctor Arancibia, presidente de la agrupación Comercio Unido, que congrega a la gran mayoría de los locatarios del comercio establecido en la ciudad, manifestó la molestia de su gremio con el municipio porteño, respecto a la política que han tenido respecto al comercio ambulante. “Con ellos hay muy poco diálogo. Este año ha sido nulo todo lo que tenga relación con nosotros, el comercio. Y con el comercio informal, no hay ningún tipo de fiscalización que nosotros, por lo menos, hayamos visto. El comercio ambulante en el período de principios del 2017 a la fecha, se ha incrementado en más de un 150%, porque de 3 mil que existían, vamos sobre una cifra de 7 mil. Esto está desbordado y no se ve, por parte del municipio, una acción que vaya en apoyo para el comercio establecido”.

“El efecto inmediato – continuó Arancibia – es que hay menos personas trabajando. Hay locales que han tenido que despedir al personal o cerrar. El año 2017, solamente del sector de calle Esmeralda a Condell, que son un total de 7 cuadras, cerraron 32 locales, algunos hasta dos veces cambiaron de dueño. Y en lo que vamos de este año, en el mismo tramo, ya son 18 los locales y tenemos cerca de 4 o 5 locales que están con un pie en el cajón, a punto de cerrar”.

“Nosotros lo que estamos pidiendo desde el año pasado, es que, por favor, hagan algo en la ciudad. Una cosa es el comercio ambulante, que nos afecta a nosotros con un comercio completamente desleal en comparación con todos los gastos que nosotros tenemos que hacer, pero, además, es que esto viene atado, de la mano, con la delincuencia, y con calles que no se pueden transitar, tenemos menos gente, menos turistas que llegan acá y, por lo tanto, es menor el público”, señaló el vocero del gremio del comercio establecido.