Faltó un gesto de Metro Valparaíso

Se la farrearon. Así de simple. De las catástrofes y las emergencias, siempre se saca algo en limpio, o simplemente nacen nuevas oportunidades. La naturaleza tuvo sus días de furia, y lo hizo sentir fuertemente en nuestra Quinta región.  La lluvia, el viento y las marejadas fueron un tridente difícil de doblegar, que dejaron “en pelotas” a pescadores, comerciantes y  simple mortales.

El temporal generó un caos, principalmente en el sistema de tránsito.  Las olas se comieron el borde costero y  causaron daños en la línea férrea de Metro Valparaíso, que a la postre originó que el servicio se suspendiera totalmente.

Las autoridades de transporte crearon un plan de contingencia, especialmente para los usuarios-clientes de las Provincias de Marga Marga y Quillota. Lamentablemente no funcionó y los reclamos se multiplicaron en las redes sociales.

Por ejemplo, un viaje entre Peñablanca y Puerto, se hizo eterno. Además la locomoción colectiva regular  no dio abasto. Bastaba con darse una vuelta, ayer, por 1 norte para apreciar la lucha de cada pasajero para subirse a un microbús.

Hoy el servicio volvió, pero lo hizo solamente desde Limache hasta estación Miramar. Esta vez el plan de contingencia agregaba buses de “apoyo” para los usuarios, que iban desde Estación Viña del Mar a Puerto.  Y en este punto me quiero detener.

Ese traslado tenía un costo de $300 para usuarios generales y $100 para estudiantes, las cifras no son altas, pero, díganme, que costaba un gesto para los miles y miles de usuarios que traslada todo el año Metro Valparaíso. ¿No podía haber sido gratis ese “apoyo”?. Un cariñito para los usuarios no hubiese venido nada de mal, pensando que la gente ya está molesta por el servicio que entrega Metro. Viajar hacinados, estaciones que se inundan, son dos ejemplos de aquello. Sin ir más lejos, existe incluso un grupo de “Indignados con Merval”. Reitero, se la farrearon.

Por José Luis Batlle

@jotabatlle

Share Button