FIBE: Instrumento clave en gestión de emergencias

Hace algunos días despedimos a una delegación de funcionarios de la seremi de Desarrollo Social que se dirigió hasta la Región del Maule para apoyar en la tarea de la aplicación y validación de la Ficha Básica de Emergencia (FIBE), instrumento clave para acreditar la pérdida total o parcial que pueden haber sufrido las familias como consecuencia del incendio que todavía afecta la zona centro sur del país.

Se trata de un grupo de especialistas con vasta trayectoria, porque además de formar parte del proceso similar que se realizó para el megaincendio de Valparaíso el 2014, se hicieron presentes tras el aluvión de Atacama y posteriormente en el terremoto-tsunami de Coquimbo. Eso sin contar las labores que ejercieron a comienzos de este año con el siniestro que afectó a la parte alta del cerro Playa Ancha.

La FIBE nació producto de la experiencia que significó la tragedia de abril de 2014 y llegó para reemplazar a la Encuesta Familiar Única (EFU), lo que implica que hoy se puede medir con mayor rapidez las vulnerabilidades de las familias afectadas, determinar las necesidades más urgentes o disminuir los plazos para la entrega de ayuda. Es decir, este instrumento permite ahora identificar si los damnificados son niños, adultos, adultos mayores, personas en situación de discapacidad o personas de pueblos originarios, aportando con información precisa a todos los otros servicios públicos que se ven involucrados en una emergencia.

En el caso de Valparaíso, por intermedio de la aplicación y validación de esta FIBE se han asignado una serie de beneficios, donde contamos con 317 Fichas Básicas de Emergencia que acreditan la condición de damnificados a las familias, se inició la entrega de un bono de enseres que va desde 600 mil a un millón 200 mil pesos. También en el resto de las zonas afectadas del país se darán subsidios a la vivienda hasta 600 UF, subsidios de forraje equivalentes a 600 mil pesos, subsidios para la compra de artículos agrícolas por un millón de pesos o subsidios al empleo.

Gracias a la lección aprendida tras el incendio del 2014, el Ministerio de Desarrollo Social también se ha preocupado de la contención psicosocial de niñas y niños hasta 9 años con la entrega de un kit lúdico para emergencias del subsistema Chile Crece Contigo. De hecho, en el caso de Puertas Negras y El Molino podemos decir que se entregaron 54 de estos kits.

Pero la FIBE no sólo está diseñada para situaciones que generan damnificación, sino que también para emergencias de manifestación un poco más lenta, como lo es el déficit hídrico. Y en ese caso, en nuestra Región se ha aplicado la FIBE en las comunas de La Calera, Olmué, Puchuncaví, Quillota, Quilpué, Hijuelas, La Ligua, Petorca, San Felipe y Zapallar.

Por Abel Gallardo
Seremi de Desarrollo Social
Share Button